Piel limpia

Para la piel con impurezas, combina harina de arroz con harina de avena, la granulometría justa para crear una adecuada exfoliación, esto permite eliminar mejor las impurezas además de tener un efecto refrescante y calmante.
Las dosis: 1 cucharadita rasa de harina de arroz, a la que se le agrega 1 cucharadita colmada de harina de avena. Mezclar en un tazón pequeño con un poco de agua caliente (lo suficiente como para formar una crema espesa). Para ello se puede añadir 2-3 gotas de aceite esencial de árbol del té (Melaleuca alternifolia), por la acción antimicrobiana para que el peeling sea más purificador.
La mezcla se aplica en la cara masajeándose, insistiendo en las zonas en las que hay puntos negros. Después se deja reposar en la cara durante 5 minutos y luego se enjuaga bien con agua tibia y luego fría. Secar con toallas de papel desechables.

Lo que te sobre de mezcla es importante desecharlo,  ya que,   al ser componentes naturales no duran mucho en buen estado.